Ocurrió ayer al mediodía en una casa de la capital provincial. El agresor trató de quitarse la vida y fue trasladado a un hospital

La tranquilidad de las calles del barrio Autonomía de la ciudad de Santiago del Estero se interrumpió ayer al mediodía por el sonido de las sirenas de patrulleros de la policía provincial. Algunos vecinos curiosos se asomaron para ver qué sucedía. Luego se enteraron del horror: en una casa ubicada en la calle Borges al 600 un hombre había asesinado a puñaladas a su hijo de 3 años.

Cuando los agentes de la Comisaría Décima ingresaron a la vivienda del crimen, encontraron al menor muy herido en una habitación del primer piso. Su cuerpo estaba sobre una cama, ya sin vida. El agresor fue identificado como Germán Adolfo Torres Murad, de 34 años. Según consigna el diario El Liberalle propinó al menos 12 puñaladas a su hijo Samir con un cuchillo de tipo carnicero.

Tras el filicidio, Torres Murad trató de quitarse la vida con la misma arma. Se provocó varias lesiones en el cuello, en los brazos, en el pecho y a la altura de la muñeca. Una de ellas le perforó un pulmón. Por eso de inmediato fue trasladado al hospital Regional Ramón Carrillo, donde fue intervenido quirúrgicamente y quedó internado en terapia intensiva. El cuerpo del pequeño, por su lado, fue derivado a la morgue para ser sometido a la correspondiente autopsia.El hecho ocurrió en el barrio Autonomía de la capital santiagueñaEl hecho ocurrió en el barrio Autonomía de la capital santiagueña

Con el correr de las horas se fueron conociendo detalles escabrosos del hecho. Al momento del asesinato, en la casa también se encontraban la abuela y el tío de la víctima, este último llamado Fernando. Fue él quien dio aviso a la policía, después de que Torres Murad lo fuera a buscar para confesarle lo que había hecho. Según contó Fernando, su hermano se le apareció envuelto en sangre y, con un cuchillo en sus manos, le pedía que lo matase.

Los efectivos policiales que acudieron al pedido de auxilio se toparon además con un terrorífico mensaje escrito con sangre en una pared y que decía “perdonen, los amo”. Se presume que el menor fue atacado mientras dormía y por eso nadie escuchó que haya gritado. La otra hipótesis es que Torres Murad le haya tapado la boca.

El fiscal Rubén Alfonso que investiga el caso, imputó a Torres Murad por el delito de homicidio doblemente calificado por el vínculo y alevosía. A la vez, pidió que se le practiquen análisis toxicológicos. A la espera de su evolución, luego también podría solicitar pericias psiquiátricas.

Respecto del móvil del crimen, se sospecha que el filicida tomó esta decisión contra su hijo por diferencias con su ex mujer y madre del chico, quien vive en una casa ubicada en las cercanías. Según se supo, desde hace un año y medio el menor convivía con su padre porque la madre no tenía un lugar donde mantenerlo junto a sus otros dos hijos. Torres Morad y su ex pareja habrían discutido el lunes pasado. Al parecer, ella le habría dicho que iba mudarse con su nueva pareja y quería llevarse a Samir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *