Tal vez de forma previsible, el gobierno ruso ha comunciado que la vacuna contra el coronavirus desarrollada por el Ministerio de Defensa ruso y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya desarrolla inmunidad y no hay evidencias de tenga efectos secundarios. No los ha tenido, de momento, en los voluntarios que se están sometiendo ya a las pruebas de Fase III, ya con pacientes humanos.

Las pruebas se iniciaron hace ya semanas. 42 días después de su administracion, el Ministerio de Defensa ruso han declarado que “Los resultados de las revisiones han demostrado con claridad la existencia de una evidente respuesta inmunológica, producto de la vacunación“. Tampoco hay evidencias de efectos secundarios.PUBLICIDAD

Así, en principio la vacuna sería segura, aunque aún no ha finalizado la fase de pruebas, y se podría proceder a una campaña de vacunación masiva a partir de octubre, como estaba previsto por el gobierno ruso. Los primeros en ser vacunados serían personal médico y educativo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *